Close

Historia: BMI y la Música Latina

BMI Tiene Una Rica Tradición en la Música Latina

BMI es una organización norteamericana de protección de derechos de autor que representa a más de 600,000 letristas y compositores de música. La institución recauda los derechos de autor a nombre de los creadores estadounidenses, así como de miles de creadores de otras partes del mundo que han elegido a BMI para que los represente en los Estados Unidos. Esos derechos por la “ejecución pública” de un repertorio de más de 8.5 millones de composiciones—incluso transmisiones por radio, televisión por aire y por cable, actuaciones en vivo y difusión de grabaciones de otros usuarios de música tales como restaurantes, comercios minoristas, música telefónica, etc.—se distribuyen posteriormente en forma de regalías a los autores y titulares de derechos de autor que la institución representa.

Su Historia

BMI fue fundada en 1939 como una organización sin fines de lucro para abrir la puerta a la representación de los derechos de autor de letristas y compositores de todo tipo de música, muchos de los cuales no eran elegibles conforme los requisitos de otras organizaciones de este tipo, más antiguas, de los Estados Unidos. BMI ofreció por primera vez representación a compositores de “blues”, jazz, “rhythm and blues”, “gospel”, música folklórica, música “country”, composiciones en español y otros tipos de música de los Estados Unidos. Rápidamente, la organización celebró acuerdos de reciprocidad con otras organizaciones de derechos de autor de todo el mundo.

BMI ha venido representando a compositores y editores latinoamericanos desde sus primeros días, entre ellos a los autores de algunos clásicos de los años 40 como “Tico Tico” y “Bésame Mucho” del prestigioso catálogo musical APRS de peermusic. De acuerdo con las estadísticas de BMI, “Tico Tico” ha sido interpretada en los Estados Unidos más de 1,600,000 veces y “Bésame Mucho” más de dos millones de veces. La canción “Guantanamera”, popularizada en 1967 por la Reina de la Salsa, Celia Cruz, ha sido interpretada más de dos millones de veces en los Estados Unidos, y más reciente grabada por el famoso Wyclef Jean, del grupo de hip-hop exitoso The Fugees.

Los afiliados a organizaciones de derechos de autor como SACM de México, SADAIC en Argentina y SGAE en España pueden elegir a BMI para que los represente en los Estados Unidos.  Cada año los compositores representados por BMI componen un gran porcentaje de la música reconocida en los premios Grammy, Billboard y Lo Nuestro.

Radio y Televisión

Para asegurar el pago adecuado de las regalías por derechos de autor a todos los titulares de esos derechos, BMI lleva un control anual, denominado “log”, de más de 10,000 estaciones comerciales de radiodifusión, grandes y pequeñas, en todos los Estados Unidos, a las cuales concede licencia para difundir música registrada. Esos “logs”, que se completan en períodos de tres días de control, se incorporan luego al banco electrónico de datos de BMI, lo que crea un reporte anual con datos acerca de más de 450,000 horas de radiodifusión. Este reporte anual resulta en un informe muy comprensivo de la ejecución de música en la radio que es mas de 99% preciso. Las estaciones seleccionadas por una firma independiente de contabilidad para ser verificadas en cada período de control están cuidadosamente equilibradas de tal manera que sean representativas de todas las estaciones existentes en los Estados Unidos. Nadie en BMI sabe qué estaciones están siendo controladas para obtener de ellas la información de los “logs”. Esos controles, y su recepción oportuna y precisa por parte de BMI, forman la base para el pago de las regalías a los titulares de derechos de autor.

Las interpretaciones musicales en la televisión norteamericana, que se producen en más de 1,000 estaciones de difusión a tiempo completo y docenas de servicios de programación de televisión por cable, se determinan mediante acuerdos de BMI con los proveedores de información de bancos de datos acerca de la programación de televisión que presentan los productores de programación original. Cada trimestre del año, se controlan aproximadamente dos millones de interpretaciones en espectáculos individuales y películas, lo que da un total anual de más de seis millones de horas de programación.

BMI no sólo da licencias a prácticamente todas las estaciones comerciales de radio, de televisión por aire, de redes de cable y a más de 1,000 estaciones de radio y televisión no comerciales (incluyendo aproximadamente 30,000 horas de radiodifusión en emisoras de radio universitarias) en todos los Estados Unidos, sino que también da licencias a más de 100,000 usuarios locales de música, entre ellos grandes centros comerciales, centros de gimnasia y aerobismo, restaurantes, clubes nocturnos, hoteles, empresas de aviación comercial, salas y promotores de conciertos, fonógrafos públicos, hospitales, oficinas comerciales y reuniones o convenciones de negocios. BMI también recibe información acerca de la difusión de miles de horas de música de empresas de servicios de música programada tales como Muzak, Audio Environments y Ponce (de música latina) en Puerto Rico.

Con la enorme cantidad de uso de música en el Internet recientemente, BMI se convirtió en la primera sociedad de derecho de ejecución norteamericana en reconocer el poder de este nuevo medio y en asegurar la licenciatura de un cliente de música por Internet.  En 1997, BMI lanzo MusicBota, un robot de Internet que busca sitios del Internet en donde se escucha música.  La información que obtiene MusicBota ayudara a BMI en realizar su compromiso de ensamblar información comprensiva del mercado y asegurar licenciatura del Internet para el uso de música. En todo medio, de radio y televisión a los diferentes usuarios de música, BMI obtiene licencias de más de 650,000 clientes.

Distribución de Regalias

La distribución de regalías de BMI ha crecido de manera espectacular en los últimos años, a medida que el tamaño y la calidad del repertorio han aumentado. BMI ha negociado con éxito aumentos progresivos de pagos de regalías con los programadores de televisión por cable, y consiguió aumentar los derechos derivados de su acuerdo con el Comité de Licencias de Música Radial, que abarca prácticamente todos los Estados Unidos.

En los últimos 10 años, BMI ha distribuido un promedio del 84% de todos los ingresos por licencias a autores y titulares de derechos de autor que ella representa, lo que la convierte en una de las agencias más sólidas de recaudación de derechos de autor.

BMI paga a sus compositores y editores de música en los Estados Unidos en forma trimestral. Los titulares de derechos de autor en el extranjero también reciben pagos trimestrales en los mismos períodos que sus colegas norteamericanos. Todos los aspectos del proceso de control de difusión y del sistema de pago son los mismos para los creadores estadounidenses y los miembros de sociedades extranjeras de derechos de autor.

Las regalías se pagan, en todas las categorías de interpretaciones musicales, a una tarifa establecida en una lista de regalías que se publica, y se aumentan mediante ciertas bonificaciones. Las tarifas varían, por ejemplo, de seis centavos por difusión de una canción popular en una pequeña estación de radio a cantidades que llegan a nueve dólares por la difusión de una canción en una estación de televisión de red durante el horario central de transmisiones.

Beneficios

Para poder proveer el mejor ambiente para sus compositores y editoras, BMI ha instituido varios programas y servicios para el beneficio de la comunidad creativa. Por medio de arreglos con varias compañías, los afiliados de BMI son elegibles para cubrir sus instrumentos musicales y equipaje profesional con seguro.  Afiliados elegibles también pueden aplicar para un préstamo por medio del arreglo que BMI tiene con el Banco de América, uno de los institutos de préstamos más grandes en el país. Para asegurar que sus afiliados reciban sus regalías de la manera más rápida, BMI también tiene la opción de depósito directo.

Lanzada en 1994, bmi.com, la página oficial de Internet de BMI, ofrece información valiosa a todo profesional de música, que incluye programas y actividades específicos de BMI al igual que formularios de derecho de autor y registros que se pueden bajar del mismo sitio. También en la página se encuentra MusicWorld, la revista trimestral de BMI la cual, en forma imprenta, es distribuida en la industria de música. La revista ofrece noticias e información de diferentes compositores.

Catálogo

El repertorio de BMI en música “pop”, rock, “rhythm and blues”, latina, “country” y jazz no tiene igual. De la lista de los 100 principales discos sencillos de la era del rock compilada por la revista Rolling Stone, un 73% de los temas estaban representados por BMI. Aproximadamente el 76% de los designados para el Salón de la Fama del Rock and Roll son representados por BMI, así como más del 82% del Salón de la Fama de la Música “Country” y más del 91% de los autores distinguidos con los Premios Pionero de la Fundación “Rhythm and Blues”.

Cada año BMI reconoce los logros de sus compositores y editoras con cenas de entrega de premios, durante las cuales se distingue las canciones más interpretadas en los géneros de Música Popular, “Country”, Televisión y Películas, Urbano y Música Latina. Las entregas de premios reconocen a los temas que han recibido más ejecución pública durante el año de elegibilidad en sus respectivos sectores de música.

Delia Orjuela dirige el Departamento Latino de BMI, con representantes en Los Angeles, Nueva York, Miami y Puerto Rico. Basada en Los Angeles, ella actualmente pertenece a la academia National Academy of Recording Arts and Sciences (NARAS), así como la distinguida Latin Recording Academy (LARAS). Delia se unió a BMI en 1997, ella continúa su trabajo con diligencia por parte del número creciente de autores, compositores y editoras en la música Latina.

Con su compromiso a la música latina en todo el mundo, BMI continúa aplicando su póliza original de “puertas abiertas” en la cual todos tienen derecho a ser debidamente recompensados por sus creaciones originales.